home
Wednesday, July 23rd 2014

¿Qué cámara comprar? El gran dilema

July 6, 2011 | [ 1 ]

 Con cientos de opciones en el mercado, basta con  saber cuál es el objetivo de la cámara para hacerse con  el modelo adecuado y así encarar la fiesta de  quinceañera.

Llegado el momento de gastar dinero en fotografía, la  fiesta de quinceañera puede ser la oportunidad idónea  para adquirir una cámara propia y ahorrarse el gasto  de un fotógrafo profesional. Algunos lo ven como una opción arriesgada si el producto final palidece al lado de los servicios de alguien especializado, pero a largo plazo la cámara puede durar para muchos años y las imágenes de la fiesta pueden estar a la altura de las circunstancias.

El problema una vez tomada la decisión de hacer uno mismo las fotos es qué cámara comprar por un precio adecuado. Puede ser un dilema, aunque es cuestión de responder unas cuantas preguntas.

Aunque parezca mentira, una decisión acertada depende más de tener claro para qué se va a usar la cámara que de conocer con pelos y señales las prestaciones de todas las cámaras del mercado. ¿Para qué quieres la cámara? ¿Qué tipos de fotos vas a hacer con ella? Elena contaba su experiencia: “Me compré una Pentax K10D porque tenía dinero y entraba en mi presupuesto. Quería hacer fotos estupendas. Y ahora apenas la saco de casa porque abulta mucho y es un poco compleja de manejar. Suelo coger la Canon IXUS 75 de mi hermana, que para lo que la quiero va más que de sobra”.

Todos deberíamos aprender de la experiencia de Elena. A menudo, cuando queremos comprar algo que no conocemos muy bien, tendemos a pensar en cuánto estaríamos dispuestos a gastarnos y luego tratamos de comprar el mayor número de funcionalidades por ese precio. Es un error por varias razones:

  • Puede que haya funcionalidades que no vas a usar y podrías ahorrarte un dinerito, que a nadie nos sobra.
  • Puede que no tenga la funcionalidad clave que haga que haga que le saques partido.
  • Puede que sea más compleja de lo que piensas y no vayas a tener paciencia para aprender a manejarla.
  • Puede que sea tan simple que no te dé el juego que esperabas.

Por tanto, es mejor meditar un poco sobre para qué quieres la cámara y qué tipo de fotografía quieres realizar. Si lo fundamental es que ocupe lo menos posible, que se pueda llevar encima casi sin darse cuenta, lo mejor son las ultracompactas, cámaras de un menor tamaño con las que estarás renunciando muchas veces a capacidad de control, pero ideales para fotos en modo automático y una serie de modos predefinidos: paisaje, retrato, nocturno, etc. También funcionan para las imágenes de la fiesta quinceañera, pero de forma informal.

Si uno está empezando o le gustaría aprender fotografía uno de los factores clave es que la cámara permita tener control manual sobre la velocidad de obturación y la apertura. Si son tus primeros pasos tal vez sea conveniente que pases por una compacta.

Para todos aquellos a los que les guste la fotografía y quieran empezar a jugar con ópticas de mayor calidad y mayor número de aumentos está el segmento de las tipo reflex. Para comprarte una deberás rascarte un poquito más el bolsillo. Algún tiempo atrás era la manera más barata de acercarse a las prestaciones de una réflex. Hoy en día, los precios de las réflex han bajado tanto que la diferencia es mucho menor.

Cuestión de Megapixels

Suele ser un factor que la gente tiene muy en cuenta. Para los que no conocen el mundo de la fotografía digital, se asocian más megapixels a mayor calidad, lo cual es rotundamente falso. En el mercado existen muchas cámaras de 5 megapixels que toman mejores fotos que otras de 7 megapixels. No conviene obsesionarse con la resolución. Piensa además que la relación entre resoluciones no es lineal. Además, hoy en día la resolución típica de las cámaras digitales del mercado suele ser más que suficiente para la mayoría de los casos.

 

Comments (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Mario Rodríguez says:
    Lo más seguro es que por muy buena cámara que compres tus fotos salgan como "todas las demás", ya que la funcionalidad de la cámara solo aporta menos del 30% a una buena imagen, y eso en el caso de que la sepas manejar bien. Siento que es como comprar un Ferrari cuando tu solo sabes manejar bicicleta. Yo la verdad preferiría contratar un fotógrafo profesional y que me de buenas imagenes, a perderme momentos importantes de la fiesta intentando probar con mi nueva cámara.

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.