Chica de portada: Dayanne González

Luca Verne

Dayanne González se ganó a pulso una fiesta de quinceañera para 500 invitados. Buena estudiante, amiga de sus padres y futura empresaria.

Dayanne González es una chica de ideas claras y camino recto. Prefiere estudiar a tener novios —de momento—, no tiene secretos para sus padres, pasa de la droga, el alcohol y el tabaco y quiere ser algo importante en la vida. El orgullo de su madre.

Quizá por eso su fiesta de quinceañera fue tan sonada, una celebración por todo lo alto con 500 invitados y todo lo que Dayanne quiso y pudo pedir por el camino. Ahora, a punto de cumplir 16 años, recuerda muchos de los detalles del momento más importante de su vida y asegura que no lo hubiera cambiado por nada, pese a las varias ofertas que le pusieron sus padres sobre la mesa.

«Me dieron a elegir entre un viaje, un carro y otras cosas varias, pero yo quería mi fiesta porque era mi gran sueño desde que era pequeña», confiesa la joven estudiante, nacida el 17 de octubre de 1995. «Quería verme como una princesa ese día y lo conseguí».

No sin darle muchas vueltas al asunto y con planes de todos los colores. «Empezamos un año antes a buscar lo que queríamos. Primero el salón, que no debía ser convencional, después el vestido y luego el resto de detalles. Paso por paso».

Por suerte, el dinero no fue un impedimento para sacar adelante todo lo que Dayanne tenía en mente para su gran día. «A veces mi madre me controlaba con los gastos, pero a mí me dio por el lado de tener todo lo mejor y al final lo conseguí», dice con una sonrisa de suficiencia. «La fiesta estuvo a nuestro alcance, gracias en parte a la ayuda de padrinos y amigos» que pusieron dinero para el evento.

Y allí estuvieron todos, en un rancho de Corona, California, con espacio suficiente para que entrara la extensa familia por parte de padre, además de primos, amigos y conocidos. En total, más de quinientas almas para el cumpleaños de la quinceañera, que tuvo su misa en el mismo rancho, y baile y juerga hasta la medianoche.

Aún así, lo peor, dice, fue que no duró lo suficiente. «Se me hizo muy corto, la verdad. Me desperté, me hicieron el maquillaje, llegó el fotógrafo y cuando me quise dar cuenta ya habían pasado la misa y la fiesta».

No duda, sin embargo, en quedarse con lo más memorable, que como para muchas otras chicas de su edad, fue el vals con su padre y con toda la gente con la que estuvo semanas ensayando. Escogieron la música de la novela «Pasión», emitida por Televisa, para que fuera acorde con el tema renacentista que impuso Dayanne en su celebración.

«Pusimos mucho esfuerzo para que saliera bien. Mis damas bailaron con las máscaras y a todo el mundo le encantó». Confiesa además que hubo algún que otro «borrachito», aunque nada serio. Todo en un ambiente sano y divertido.

Una vez superado ese tramo de la vida, Dayanne se dedica a sus estudios. «Soy muy académica», dice lo primero para empezar a describirse. «Me importa mucho la escuela. Quiero ser alguien importante en la vida. Espero llegar a la universidad para estudiar administración de empresas y enlazarlo con algo que tenga que ver con moda», su otra pasión.

En la actualidad, estudia en la Santiago High School de Corona en su año de junior, un centro en el que no todos los estudiantes hablan español,una ventaja para Dayanne sobre muchos compañeros, por ser el español suprimera lengua. “Siempre he mantenido el idioma. De hecho, se me hace casimás fácil hablar español que inglés. Creo que es una gran ventaja y para el futuro puede ser fundamental”.

Además de estudiar, le gusta salir con sus amigas los fines de semana, ir al cine, de compras. «Lo normal para una chica de mi edad» que, al contrario que otras amigas, nunca ha caído en el universo de las drogas, una situación que planea evitar a toda costa. «Le pido a la gente que no hagan algo así porque les puede perjudicar mucho». 

Y en cuanto al matrimonio, dice que se lo toma con calma. Su madre, Sonia Gonzalez, habla por experiencia mientras escucha a su hija. «Es mejor esperar porque yo me casé a los 20 años y ahora creo que hay que vivir un poco más». Dayanne coincide. «Ya habrá tiempo para tener una familia». Lo dicho, la chica perfecta.

Vestido: Roxy’s Bridal. Colección Alana Maylyn (www.roxysbridalca.com) Maquillaje y peinado: Sonia Guillén (909-890-8413) Fotografía: AndreaCarrion.com

Para otras historias, consejos y más, visita nuestra revista, Quinceanera.com Magazine.