Pastel de Quinceañera

Deja volar tu imaginación al escoger tu pastel

Jose Francisco Sanchez

Con tantos diseños, sabores y colores de donde escoger, tú puedes tener el mejor pastel de quinceañera e impresionar a tus invitados.

No hay nada más significativo que celebrar un cumpleaños con un pastel y tu quinceañera no podía ser menos. Todo empieza con la presentación. Como el pastel usualmente ocupa un lugar especial a la vista de todos, asegúrate de que eliges uno que vaya acorde con la temática de tu fiesta.

A diferencia de los pasteles de boda, que usualmente son blancos, los de quinceañera pueden tener formas y colores diferentes. Por ejemplo, si el tema de tu fiesta son las princesas de cuento, puedes adquirir el pastel en forma de carruaje de Cenicienta o el que tiene forma de castillo. Si tu tema es más convencional, están los clásicos pasteles redondos o cuadrados de tres o cuatro pisos, o los tradicionales que consisten en una plancha grande sosteniendo dos o tres pisos con planchas más pequeñas apuntalados por torres circulares. También hay pasteles en forma de corazón, estrella u otras formas originales. Tú eliges.

En cuanto al color y la decoración del pastel, también hay múltiples opciones: rosados, morados, anaranjados, amarillos, blancos, etc., sólo recuerda que cualquiera que sea tu elección, debe ir de acuerdo a los tonos de tu vestido y los motivos que predominen en tu fiesta.

En primavera y verano se suele optar por tonalidades suaves de color, mientras que en otoño e invierno los colores terracota y anaranjados son los más populares.

La decoración del pastel también juega un papel importante para que brille con luz propia. Típicamente los pasteles se adornan con figuras o rebordes hechos con merengue de crema batida; pero actualmente puedes pedir que lo decoren con flores naturales, frutas frescas, o diversos accesorios como mariposas, estrellas, conchas marinas, listones, notas musicales o plumas.Quince cakes

Lo mismo pasa con el adorno que corona la cima del pastel. Aquí también hay variedad, siendo una de las más populares el número 15 grande y en un tono metálico o de diamantes. Otras opciones son una tiara, igual a la que usarás en la celebración, una muñeca vestida con un atuendo similar al tuyo, o un elemento que te identifique, por ejemplo, si te gusta la música puede ser una nota musical.

En cuanto al sabor, escoge el que más te guste sin irte hacia sabores extremos, ya que tus invitados pueden no tener tu mismo gusto; mejor es que optes por un sabor suave, y que trates de evitar los muy empalagosos. Los más populares son los de tres leches con crema de chantilly en la superficie y relleno con trocitos de fruta. Pero hay otros sabores para elegir como vainilla, chocolate, fresa, zanahoria, limón y naranja, sólo por mencionar algunos; para el relleno existen desde sabores tradicionales como la fresa y el chocolate, hasta otros más refinados como la crema de almendra, el queso crema, la crema de mango y la piña colada, entre otros.

La cubierta generalmente tiene dos presentaciones, el merengue y la crema de chantilli. La segunda es más suave al paladar y menos dulce, pero un poco más costosa. El merengue, si es de buena calidad y está bien hecho dejará a tus invitados chupándose los dedos.

La decisión final

Ten en cuenta que necesitas encargar el pastel con unos dos meses de anticipación, para ello visita varias pastelerías, pide un catálogo y pide probar los que más te gustan. Una vez que te hayas decidido, habla con tu padrino y comunícale tu preferencia.

Aunque tú no te preocupes de los detalles finales, como la orden de pedido y el pago, dile a tu padrino que se asegure de que la entrega del pastel se haga en el sitio y a la hora convenida. Lo normal es que cuando los invitados empiecen a llegar al lugar de la recepción, el pastel ya esté colocado en una de las mesas principales.

Padrinos de “pala y cuchillo”

No podemos olvidar algo indispensable para partir y servir el pastel: la pala y el cuchillo, un juego de utensilios especialmente diseñados y decorados para este fin.

Aunque no lo creas, también hay padrinos para satisfacer esta necesidad, que es una de las más económicas de toda la celebración y cuyo precio oscila entre los 25 y los 80 dólares.

El paquete se decora con listones y otros detalles del color de tu vestido, luego se coloca en una charola plateada o alguna otra plataforma forrada de papel metálico y todo va primorosamente cubierto con papel celofán. Si quieres que tu nombre vaya grabado en estas dos piezas, el costo subirá ligeramente.