Piggy bank

¡Tú puedes tener una gran quinceañera sin gastar mucho!

Jose Francisco Sanchez

Para nadie es un secreto que las famosas fiestas de quinceañera pueden costar un ojo de la cara. Pero qué le vas a hacer, al igual que tú, la mayoría de las niñas latinas sueñan con este acontecimiento en el que lucirán como princesas de cuento y donde disfrutarán junto a sus amigos, familiares e invitados de ese día tan especial.

Decíamos que la parte más complicada para organizar una fiesta inolvidable son los gastos, por lo que no es raro que se empiecen a hacer planes financieros meses o incluso años antes de que se lleve a cabo la dichosa fiesta. Lo bueno es que existen alternativas para preparar unos XV Años de ensueño, sin tener que empeñar hasta la camisa.

Cinco ideas para una fiesta sencilla y fabulosa

1. Trata de ser única. Aplica a tu favor la ley de la oferta y la demanda. Las temporadas, los horarios y los lugares considerados “de moda” para una quinceañera pueden acabar con cualquier presupuesto. Créeme que te ahorrarás mucho dinero si haces tu fiesta un viernes o un domingo, ya que la mayoría de las chicas elige un sábado para ir de acuerdo a lo establecido. No seas del montón. Sal y pregunta por los precios para estos días y te darás cuenta de lo que estamos hablando.

2. Usa tu creatividad. Dicen que el tiempo es oro, pero no siempre es verdad, si tú inviertes un poco de tu tiempo podrás ahorrar cientos de dólares en la planeación de tu fiesta. Navega por internet y hallarás muchas ideas para hacer tú misma las invitaciones y hasta las decoraciones de las mesas. Otro consejo para ahorrar dinero es comprar flores de un mayorista a través de internet y elaborar tú los ramos florales. Si no quieres flores, puedes buscar recipientes de vidrio ornamentado en las tiendas de antigüedades y llenarlos con bonitos detalles como pétalos de flores, conchitas marinas o velitas flotantes que vayan de acuerdo a la temática de tu fiesta.

3. Realza tu belleza con tiempo. Ahorrarás mucho dinero si no dejas este aspecto para el último minuto. Por ejemplo, si quieres lucir una linda y blanca sonrisa, prepárate unos dos meses antes de la fiesta y aprovecha para usar productos y equipos para blanquear tus dientes que no sean tan caros, en lugar de aplicarte un tratamiento rápido que te costará un buen billete. Meses antes del gran día, consulta a un especialista en maquillaje para que te dé algunos consejos de cómo arreglarte para tu quinceañera y luego, ponte lista con las ventas especiales de los grandes almacenes para que vayas reuniendo lo que necesitas para maquillarte.

4. Encárgate de la música. Algo que no puede faltar en tu fiesta es la música, aunque de eso se encargará uno de tus padrinos, ¿o no? Sería una catástrofe si por algún motivo te quedas sin este elemento tan importante para tu celebración. Aquí la tecnología entra al rescate, pudiéndote ahorrar, además, mucha lana. Si tienes o puedes conseguir un MP3 ¡ya la hiciste! Llena el aparato con las mejores melodías del momento, incluyendo los temas que bailarás con tus chambelanes, renta unas bocinas en una tienda de artículos para fiestas y listo.

Ya sé, tú estarás bastante ocupada para encargarte de seleccionar los temas musicales. Lo que puedes hacer es pedirle a tu primo favorito o a uno de tus cuates que sepa manejar estos aparatos, para que se haga cargo del asunto. Nada más dile que no la vaya a regar y que se fije bien en la canción que vaya a poner; no sea que a la hora de que vayas a bailar con tu papá se le ocurra poner una rumba o un reguetón.

5. Busca ofertas en internet. Casi todo lo que puedes encontrar en una tienda puedes comprarlo a través del Internet, a veces a mejores precios. Hay muchas compañías que ofrecen cupones de descuento a través de sus sitios web, sólo hay que buscar un poco. Teclea el nombre de la tienda en el motor de búsqueda y a navegar se ha dicho.

Ya lo ves, puedes tener una gran fiesta sin tener que gastar demasiado.