La auténtica quinceañera mexicana

Alicia Monsalve

Imagen de vestido de Quinceanera mexicana

Alberto Arroyo heredó la aguja y el dedal de sus padres en Guanajuato. Desde los 13 años aprendió el oficio de hacer feliz a la quinceañera mexicana haciendo realidad sus sueños de tul, crinolinas y tafetán.

Desde su atelier en San Fernando Valley, atiende a las chicas que vienen desde tan lejos como Bakersfield a hacerse sus vestidos de quince siguiendo las tradiciones, pero con espíritu de vanguardia que interpreta el gusto juvenil de las chicas.

En su tienda, Alberto’s Bridal , las quinceañeras encuentran todo lo necesario para su ajuar, desde los vestidos hasta las crinolinas, las copas, el bouquet, la corona, el cojín, los accesorios para servir el pastel y hasta la muñeca. Pero sobre todo, encuentran la tranquilidad de estar en manos de alguien que sabe escucharlas.

Interpretar los sueños de la Quinceañera mexicana

Alberto sabe que la quinceañera mexicana sueña tanto con ese vestido, que a veces no saben lo que quieren. Ponerse de acuerdo con su mamá a veces también es un problema. “Trato de orientarlas a conseguir ese traje que sirva para la posteridad, que se sientan cómodas cuando pase el tiempo… que vaya con su cuerpo”, afirma el modista que tiene 16 años de experiencia y tres al frente de su propio negocio. Pero a veces la decisión se hace difícil, porque madre e hija no se ponen de acuerdo. “Ambas están hablando de gustos diferentes y quieren cosas distintas, pero lo principal es hablar con a niña, saber lo que está buscando. La quinceañera mexicana es un evento para toda la vida, van a tener recuerdos y lo que tratamos es que ellas sientan que no van a decir un día: ¡Qué vergüenza que yo usé eso!»

Junto a su socio Eduardo Romero y su hermana Lupita al frente del taller, Alberto ayuda a las familias a escoger lo que más se adapte a sus deseos, ofreciendo diversas opciones. “Tratamos de que sea algo no solamente bonito, sino que vaya con las características de la niña. Recomendarle lo mejor, algo tradicional pero que no se vea pasado de moda, o si es moderno que no llegue a ser tan exagerado que llegue a lo feo”.

De lo tradicional a lo arriesgado

Las creaciones de Alberto nacen espontáneamente. “De repente, te pones a pensar y llega el momento que lo haces en un dibujo y luego lo empiezas a mejorar y trabajar. Esto te lo da la experiencias, para saber hasta qué tanto te puedes arriesgar a hacer un vestido diferente. Casi por lo regular mis musas son mis sobrinas, muchas veces pienso en ellas porque son de un carácter muy diferente y vamos de lo elegante a lo más arriesgado… buscando opciones en materiales y estilos.

“Desde los 13 años, alternaba la escuela mientras ayudaba a mis papás, aunque nunca pensé que eso iba a convertirse en mi modo de vida. Siempre creando, arriesgándome y experimentando, fue así como llegué a esto”, afirma. Para él, el que la gente confíe en sus diseños es algo que atesora. Considera que el reto más importante que ha cumplido es esa la primera persona a la que vistió, porque al romper la barrera ya sabes que sí puedes.

Alberto’s Bridal

666 N. Maclay Ave.,  San Fernando, CA 91340  | 818-635-4382