Planifica para el colegio igual que planificas para tus xv

Maria Elena Aguilar

 La mayoría de los requerimientos para entrar a las universidades varía de una a otra facultad. Sin embargo, la mayoría de los consejeros de estudio recomiendan que los estudiantes se preparen leyendo y escribiendo con mucho empeño desde el noveno grado (9no – 12do grados)

Ser admitido en la universidad es uno de los momentos más emocionantes que pueden marcar tu entrada a la edad adulta. Aunque el proceso es muy competitivo, existen muchos pasos simples que puedes seguir para aumentar tus probabilidades de entrar en la carrera de tus sueños.

La mayoría de los consejeros recomiendan que leas y escribas mucho, así como que estudies un idioma extranjero durante los 4 años de preparatoria. Pero lo que realmente importa es que comiences temprano a construir un buen “perfil” que se destaque a la hora de llenar los requisitos para la admisión universitaria.

Mantener un promedio sólido (GPA bueno/sobresaliente): Uno de los errores que cometen muchos estudiantes es que se descuidan mucho durante los primeros años de la escuela preparatoria y piensan que pueden reponer el tiempo perdido en el año antes de su graduación. Sin embargo, los consejeros de admisión generalmente analizan los patrones de constancia en el rendimiento escolar cuando están evaluando a los candidatos. Además, las solicitudes de admisión se envían a comienzos del último año (senior year), así que las escuelas a las que aspires entrar sólo podrán ver tus notas hasta el noveno grado y hacia atrás. Es por eso que se hace tan importante que mantengas buenas calificaciones durante todos esos años (Junior High y High School) que anteceden al momento de optar a la universidad, pues al contrario de lo que tú y tus amigos puedan creer, esos años sí cuentan.

Solicita becas: Aunque parezca que es muy temprano todavía para pensar en la ayuda económica para ir a la universidad, es recomendable que comiences a investigar y a aplicar para las becas disponibles desde ahora. Esa ayuda no solamente te servirá para pagar tus gastos de estudio cuando estés cursando tu carrera, sino que le darán más realce a tus aplicaciones porque mostrarán que has recibido varias becas con anticipación. Además de hablar de esto con tu consejero, puedes visitar estos enlaces de Internet para conseguir información sobre becas de estudio: www.fastweb.com, o haz una búsqueda en el College Board’s “Fund Finder” en esta dirección: www.collegeboard.com.

Busca ayuda: Desafortunadamente no existe un currículo específico de clases que si lo tomas te garantice el ser admitido con seguridad en tu universidad preferida. Ya que los requisitos varían de un campus a otro, una buena ayuda que puedes conseguir es al hablar con el consejero universitario en tu escuela. Él o ella seguro estará enterado de los últimos requisitos en la mayoría de las universidades, y su trabajo es precisamente ayudarte a preparar un calendario de clases que sea el más apropiado para ti.

Participa en actividades extracurriculares: Las actividades extracurriculares son todos aquellos pasatiempos o “hobbies” en los que tú participas fuera de tu horario normal de estudios, o lo que se denomina “curriculum”. Estas actividades generalmente involucran trabajo voluntario, que es diferente de tener un trabajo a medio tiempo, y usualmente tienen que ver con ayudar a una organización sin fines de lucro en tu comunidad. Estas actividades denotan qué tan comprometido estás con tu comunidad, y los consejeros de admisión en las universidades generalmente se fijan en tu grado de compromiso con tu propio entorno para determinar qué tanto podrías tú contribuir a la comunidad universitaria a la cual aspiras ingresar.

Cursos preuniversitarios (Honors and AP Courses): La mayoría de las escuelas ofrecen que requieren un alto nivel de exigencia cursos (“honors” o “advanced placement classes”) para preparar a sus estudiantes para el nivel de trabajo que implica estudiar una carrera universitaria. Sin embargo ¡ten cuidado de recargarte de clases! Recomendamos que comiences con una clase alrededor del noveno grado, incrementando paulatinamente a dos o tres cursos a medida que te acercas al año de graduación (Senior year).

Aunque todos estos consejos tienen el propósito de ayudarte a conseguir tu admisión en la escuela de tus sueños, es importante que sepas que hay muchas otras que cuentan además de un buen resumen académico. Empieza a construir por ti mismo un buen rendimiento (GPA), asistiendo a clases con regularidad y haciendo lo mejor que puedas con cada tarea asignada, pero no te olvides de disfrutar e involucrarte en actividades extracurriculares que te darán excelentes herramientas de socialización. Una personalidad que brille en tu aplicación, junto a un buen resumen académico son generalmente suficientes para darte una ventaja a la hora de competir por un cupo universitario.